Castelló d'Empúries y Empuriabrava

Castelló d'Empúries es una villa medieval que aún conserva las joyas arquitectónicas de tiempos pasados, la más destacable de las cuales es la iglesia de Santa María (siglo XIII), conocida con el sobrenombre de la catedral del Empordà. El término municipal, regado por las plácidas aguas del Muga y el rec del Molí, acoge la sede del Parque Natural de los Aiguamolls, en el lugar llamado el Cortalet.

Paralelamente, Empuriabrava se extiende al norte de los límites del parque como una auténtica ciudad-jardín multiforme, creada en 1967 como marina residencial. Su estructura urbanística se basa en una cuadrícula de canales navegables que suman más de treinta kilómetros de longitud, con más de 5.000 amarres y aeropuerto propio.

El patrimonio arquitectónico de Castelló d’Empúries abarca tanto edificios de culto o religiosos como casas y equipamientos civiles. Además de la basílica de Santa María, la "Catedral del Empordà", Castelló está formado por un entramado de calles por donde el visitante podrá perderse para descubrir el pasado medieval del municipio: la calle del Burdel, las plazas con soportales, los barrios artesanos y el barrio judío, que comprende las calles de la Muralla, los Judíos, del Call, del Calabró, de las Pescaderías Viejas y la plaza de la Lana.

Es muy recomendable empezar la visita por el portal de la Gallarda, antigua entrada al recinto fortificado del pueblo por el este. En este mismo punto se puede admirar la porción de muralla mejor conservada de la villa.

La Casa Gran es un edificio gótico que servía de residencia a la nobleza castellonense de la baja edad media. Constituye una de las más notables joyas histórico-artísticas de la ciudad.

Se puede completar la visita acercándose a la Lonja, antigua Casa de la Villa (siglo XIV, con reformas del XVIII); el palacio de los Condes (siglo XIV); el convento de San Agustín (siglo XVII), con la iglesia y un campanario magnífico, y el convento de Santa Clara, fundado como la anterior a extramuros de la población y trasladado dentro del núcleo a finales del siglo XVII para protegerse los desastres de la guerra.

Cerca del antiguo barrio de San Marcos, un curioso puente medieval de siete ojos desiguales atraviesa la Muga. Ahora se llama puente Viejo (siglo XIV), aunque le precedía otro aún más antiguo, ahora desaparecido.

Por último, merecen mención la torre Carlista (siglo XIX), la hermosa construcción del Lavadero Público (siglo XIX) y el edificio gótico de la Curia y Cárcel (1336 ) convertido en museo y, como su nombre indica, cumplía las funciones de tribunal de justicia y de prisión. Se conservan grafitis que dejaron los presos que vivieron como testimonio de sus experiencias.

El municipio dispone de dos espacios museísticos interesantes más. El primero es el Ecomuseo-Farinera, levantado sobre uno de los tres molinos medievales de la villa, con maquinaria de finales del siglo XIX. Forma parte de la red del Museo de la Ciencia y de la Técnica de Cataluña.

El otro es el Museo Parroquial, donde se expone la colección de orfebrería religiosa de la basílica.

Además del atractivo monumental del casco antiguo de Castelló d’Empúries, la población puede ser visitada por el Parque Natural de los Aiguamolls del Empordà, uno de los espacios naturales más importantes del Mediterráneo

Empuriabrava, la marina residencial más grande del mundo, ubicada a dos kilómetros en línea recta de la ciudad condal es uno de los enclaves turísticos más extensos y originales del Mediterráneo.

Empuriabrava fue construida en 1967. Su originalidad radica en la estructura urbanística, basada en una red de canales navegables en forma de cuadrícula que la atraviesan y que suman más de treinta kilómetros de longitud.

Uno de los grandes atractivos de Empuriabrava es la tipología de sus viviendas, una ciudad jardín multiforme. La mayor parte de las viviendas tienen jardín, garaje y un acceso privado a los canales, por lo que los propietarios pueden amarrar la embarcación en la puerta de su vivienda.

Actualmente es una ciudad consolidada, que dispone de todos los servicios propios de una urbe de categoría internacional, con aeródromo propio y 5000 amarres, que hacen que Empuriabrava sea la marina residencial más grande del mundo.

El sector comercial está situado en la amplia avenida Carles Fages de Climent, bordeada de porches con arcadas, y en el cruce de ésta con la otra gran avenida perpendicular: la de Juan Carlos I y la de Europa. También hay una zona comercial en el sector Alberes.

El tramo oriental de la mencionada avenida Carles Fages de Climent conduce a la zona portuaria, también llena de comercios, el centro de la cual es el original edificio del Club Náutico, con la esbelta torre que domina el conjunto.

Turismo Activo y de aventura. Empuriabrava es reconocida a nivel mundial por la oferta de ocio activo y de aventura. Surf, kayac y especialmente la oferta de paracaidismo que ofrece el aeródromo de Empuriabrava o la experiencia única del simulador de vuelo, el túnel del viento.

http://www.castelloempuriabrava.com/